Presoterapia y cavitación

Presoterapia y cavitación, ¿te suena verdad? La cavitación y la presoterapia son dos de los tratamientos más consolidados en la mayoría de centros médicos estéticos. Ambos se utilizan para mejorar la calidad de la piel y la reducción de la grasa en zonas concretas de nuestro cuerpo.

Por este motivo suelen ser utilizadas de forma conjunta, como si se tratara de ambas cosas, o de técnicas muy similares con fines parecidos. Todo ello es un error y nos hace pregúntanos que es mejor la presoterapia o la cavitación.

Sin embargo, sí es cierto que reducir la grasa o el tejido adiposo en zonas localizadas y mejorar la celulitis de nuestro cuerpo puede ser bastante sencillo gracias a los tratamientos de cavitación y presoterapia.

 

¿Qué es mejor la presoterapia o la cavitación?

Primero debes conocer en qué consisten estas dos famosas técnicas. Si supieras a ciencia cierta en qué consiste cada técnica, te darías cuenta que no tiene mucho sentido preguntarse qué es mejor la presoterapia o la cavitación, como si fueran la misma cosa, o como sino fueran, en todo caso, dos tratamientos de estética complementarios.

Por ello, estamos aquí. Nuestro objetivo es ayudarte a comprender la diferencia entre la presoterapia y cavitación de una forma sencilla y rápida. Comenzamos.

 

¿Qué es la cavitación?

La cavitación es  una de las técnicas más eficaces para hacer frente a esos centímetros que nos sobran y eliminar la celulitis, sin poner en riesgo nuestra salud.

Este tratamiento, tiene como objetivo movilizar el tejido graso mediante el uso de ultrasonidos de baja frecuencia, que se aplican en las zonas donde se ha ido acumulando la grasa, para que sea eliminado.

Para ello, se utilizan máquinas de cavitación de ultrasonidos  o de ultrasonidos y radiofrecuencias. Èstas cuentan con unos cabezales que se deslizan por la zona que se quiere tratar de forma similar a una máquina de depilación láser.

Para obtener unos buenos resultados, es necesario realizar entre 8-10 sesiones, con un intervalo de 1 semana entre cada una de ellas.

Sin embargo si queremos que éstos resultados sean óptimos y aprovechar todas las ventajas que nos ofrece la técnica de cavitación, necesitamos estimular la eliminación de esa grasa que hemos disuelto.

Por esto es fundamental combinarlo con ejercicio físico tras la sesión, lo más fácil, 20 minutos de paseo o cualquier otra actividad de manera constante.

Asimismo el resultado es más rápido con una terapia que drene eficazmente las toxinas que han quedado libres en nuestro organismo, la presoterapia.

 

¿Qué es la presoterapia?

La presoterapia consigue eliminar toxinas a través del sistema linfático y mejorar el sistema circulatorio. Un método perfecto para facilitar problemas de retención de líquidos, celulitis o piel de naranja.

Es una técnica que consiste en ejercer presión localizada en diferentes zonas del cuerpo, mediante un traje de presoterapia que se infla o se desinfla.

Gracias a este procedimiento se consigue mejorar la microcirculación de retorno, el drenaje linfático natural y ayuda a adelgazar en zonas como piernas, abdomen y brazos.

Además, uno de sus grandes beneficios es que no sólo sirve para tratar cuestiones estéticas, sino también de la salud, consiguiendo efectos inmediatos de alivio, descanso y relajación.

La solución perfecta a los problemas asociados al tipo de vida sedentaria que llevamos en la actualidad.

 

Diferencias entre la presoterapia y la cavitación

Ahora que ya sabemos que es la presoterapia y que es la cavitación tenemos más claro cuáles son las diferencias entre presoterapia y cavitación.

Tanto en el objetivo como la forma de actuación la presoterapia y cavitación  se muestran claramente diferentes. La cavitación tiene como función exclusiva atacar las moléculas de grasa, y no así la presoterapia,

Por otro lado, cualquiera que se haya sometido alguna vez a una sesión de presoterapia, o haya visto una imagen de alguien enfundado en los trajes de presoterapia destinados a las diferentes áreas del cuerpo, se dará cuenta de lo poco que tiene que ver con una máquina de cavitación.

Hay que tener claro que ninguna máquina por sí sola nos va a hacer adelgazar, si bien tampoco se puede negar la efectividad de técnicas como la cavitación o la presoterapia, siempre que se lleve a cabo de la forma correcta.

Para ello, claro está, lo lógico sería acudir a un médico especialista en nutrición, así como a un entrenador personal que nos diseñe un programa de actividad acorde con nuestras necesidades y características.

 

Cavitación y presoterapia: opiniones

En nuestra opinión, los especialistas aconsejan la presoterapia para mejorar tono y circulación de piernas y abdomen, pero es mucho más completo un buen drenaje linfático manual que, además, ayuda a eliminar líquidos, grasa y desechos, sobre todo si se hace antes de la cavitación.

La cavitación (transforma la grasa en una sustancia que elimina el cuerpo) + radiofrecuencia (contra la flacidez) + presoterapia (ayuda a eliminar la sustancia post-cavitación), siempre con máquinas de prestigio.

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies